Referencias
Reina Valera
1960

 

"MANDAMIENTOS PARA VIDA ETERNA"

Jim Mortensen
23-03-2013
 
.........
 
Deuteronomio

Capítulo 05

5:21 No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni desearás la casa de tu prójimo, ni su tierra, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.
Marcos

Capítulo 10

10:17 Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?
 
10:18 Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios.
 
10:19 Los mandamientos sabes: No adulteres. No mates. No hurtes. No digas falso testimonio. No defraudes. Honra a tu padre y a tu madre.
 
10:20 El entonces, respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud.
 
10:21 Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz.
 
10:22 Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.
Mateo

Capítulo 19

19:16 Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?
 
19:17 El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.
 
19:18 Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio.
 
19:19 Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
 
19:20 El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta?
 
19:21 Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.
SER MADURO
Lucas

Capítulo 18

18:18 Un hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?
 
18:19 Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo Dios.
 
18:20 Los mandamientos sabes: No adulterarás; no matarás; no hurtarás; no dirás falso testimonio; honra a tu padre y a tu madre.
 
18:21 El dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud.
 
18:22 Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.
 
18:23 Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque era muy rico.
 
18:24 Al ver Jesús que se había entristecido mucho, dijo: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!
 
18:25 Porque es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.
TEXTO ORIGINAL ES SOGA
 
18:28 Entonces Pedro dijo: He aquí, nosotros hemos dejado nuestras posesiones y te hemos seguido.
 
18:29 Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios,
 
18:30 que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna.
Apocalipsis

Capítulo 03

3:14 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:
 
3:15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!
 
3:16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
 
3:17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.
 
3:18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.
INVERSIÓN PERSONAL
 
3:19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.
 
3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.
Los Salmos

Capítulo 39

39:4 Hazme saber, Jehová, mi fin,
Y cuánta sea la medida de mis días;
Sepa yo cuán frágil soy.
 
39:5 He aquí, diste a mis días término corto,
Y mi edad es como nada delante de ti;
Ciertamente es completa vanidad todo hombre que vive. Selah
 
39:7 Y ahora, Señor, ¿qué esperaré?
Mi esperanza está en ti.
Job

Capítulo 36

36:22 He aquí que Dios es excelso en su poder;
¿Qué enseñador semejante a él?
 
36:23 ¿Quién le ha prescrito su camino?
¿Y quién le dirá: Has hecho mal?
 
36:24 Acuérdate de engrandecer su obra,
La cual contemplan los hombres.