Referencias
Reina Valera
1960

 

"BABILONIA Y EL SISTEMA DEL ANTICRISTO"

Jim Mortensen
03-08-2013
 
.
 
 
Apocalipsis

Capítulo 06

6:1 Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira.
CORDERITO
 
6:2 Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer.
ARMAMENTO
Apocalipsis

Capítulo 18

18:1 Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria.
 
18:2 Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible.
 
18:3 Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.
EL SISTEMA
Génesis

Capítulo 10

10:1 Estas son las generaciones de los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet, a quienes nacieron hijos después del diluvio.
 
10:5 De éstos se poblaron las costas, cada cual según su lengua, conforme a sus familias en sus naciones.
 
10:6 Los hijos de Cam: Cus, Mizraim, Fut y Canaán.
EGIPTO
 
10:7 Y los hijos de Cus: Seba, Havila, Sabta, Raama y Sabteca. Y los hijos de Raama: Seba y Dedán.
 
10:8 Y Cus engendró a Nimrod, quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra.
 
10:9 Este fue vigoroso cazador delante de Jehová; por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová.
 
0:10 Y fue el comienzo de su reino Babel, Erec, Acad y Calne, en la tierra de Sinar.
 
10:11 De esta tierra salió para Asiria, y edificó Nínive, Rehobot, Cala,
Génesis

Capítulo 6

6:4 Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.
Los Salmos

Capítulo 02

2:1 ¿Por qué se amotinan las gentes,
Y los pueblos piensan cosas vanas?
 
2:2 Se levantarán los reyes de la tierra,
Y príncipes consultarán unidos
Contra Jehová y contra su ungido, diciendo:
 
2:3 Rompamos sus ligaduras,
Y echemos de nosotros sus cuerdas.
 
2:4 El que mora en los cielos se reirá;
El Señor se burlará de ellos.
 
2:5 Luego hablará a ellos en su furor,
Y los turbará con su ira.
 
2:6 Pero yo he puesto mi rey
Sobre Sion, mi santo monte.
 
2:7 Yo publicaré el decreto;
Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú;
Yo te engendré hoy.
 
2:8 Pídeme, y te daré por herencia las naciones,
Y como posesión tuya los confines de la tierra.
 
2:9 Los quebrantarás con vara de hierro;
Como vasija de alfarero los desmenuzarás.
 
2:10 Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes;
Admitid amonestación, jueces de la tierra.
 
2:11 Servid a Jehová con temor,
Y alegraos con temblor.
 
2:12 Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino;
Pues se inflama de pronto su ira.
Bienaventurados todos los que en él confían.
Jeremías

Capítulo 51

51:1 Así ha dicho Jehová: He aquí que yo levanto un viento destruidor contra Babilonia, y contra sus moradores que se levantan contra mí.
 
51:2 Y enviaré a Babilonia aventadores que la avienten, y vaciarán su tierra; porque se pondrán contra ella de todas partes en el día del mal.
 
51:3 Diré al flechero que entesa su arco, y al que se enorgullece de su coraza: No perdonéis a sus jóvenes, destruid todo su ejército.
 
51:4 Y caerán muertos en la tierra de los caldeos, y alanceados en sus calles.
 
51:5 Porque Israel y Judá no han enviudado de su Dios, Jehová de los ejércitos, aunque su tierra fue llena de pecado contra el Santo de Israel.
 
51:6 Huid de en medio de Babilonia, y librad cada uno su vida, para que no perezcáis a causa de su maldad; porque el tiempo es de venganza de Jehová; le dará su pago.
 
51:7 Copa de oro fue Babilonia en la mano de Jehová, que embriagó a toda la tierra; de su vino bebieron los pueblos; se aturdieron, por tanto, las naciones.
 
51:8 En un momento cayó Babilonia, y se despedazó; gemid sobre ella; tomad bálsamo para su dolor, quizá sane.
 
51:10 Jehová sacó a luz nuestras justicias; venid, y contemos en Sion la obra de Jehová nuestro Dios.